Apuntan a la caída en las ventas y al ingreso de importaciones.
Ya se perdieron mil empleos, situación que la magnitud de
la provincia es grave.
Piden medidas para recomponer el mercado interno.

Desde fines del año pasado hay alarma en el parque industrial
de La Rioja, focalizado en fábricas textiles y de calzado,
por suspensiones, planes de retiro voluntario, adelantos de
vacaciones y despidos. La situación, que ya se cobró cientos
de puestos de trabajo, tiene en alarma a los distintos sectores,
que buscan que el Gobierno Nacional reaccione y detenga la sangría.

Los empresarios aseguran que no pueden afrontar el aumento
de las importaciones y la caída de la demanda interna.
A fin de año, la textil Hilado (del grupo TN Platex) despidió
a 130 trabajadores, Colortex desvinculó a otros 130, ENOD
suspendió y Ritex adelantó vacaciones. También Puma debió
apelar a las suspensiones. Un panorama desolador.

Raúl Garat, vicepresidente de la Unión de Industrias Riojanas
(UNIR), dijo ayer al diario La Nación que en los primeros
meses de 2016 salieron todas las declaraciones juradas
anticipadas de importación (DJAI) pendientes del gobierno
kirchnerista, por lo que “aumentaron fuerte los ingresos de
textiles y calzados, lo que sumado a la baja de las ventas
generó un serio problema y obligó a las empresas a ajustar”.

A poco de asumir, la administración de Mauricio Macri reemplazó
las DJAI por el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones
(SIMI). Garat estimó que en el último año se perdieron mil
empleos industriales en La Rioja:
“Esa cifra, para esta provincia, es mucho”.

La conducción de la UNIR mantuvo varias reuniones con el ministro
de Producción, Francisco Cabrera. Acompañados por el gobierno
provincial, reclamaron un “puerto administrado” que regule las
importaciones para “aliviar” a la industria local.

“Lentamente, las importaciones empiezan a encarrilarse, pero
la demanda interna no arranca -continuó Garat-. Las empresas
son de primer nivel, con alta tecnología, pero los costos
internos son muy altos, es un problema estructural
que impide competir.”

En la UNIR sostienen que la clave está en instrumentar políticas
activas: “Sin promociones impositivas regionales no hay forma
de nivelar el país”, agregan.

El gobernador Sergio Casas, del Frente para la Victoria, se
sumó al planteo. Indicó que “no hay peor injusticia que tratar
como iguales a los que somos desiguales”, y enfatizó:
“Necesitamos que se ponga un techo a las importaciones y se
pueda dar un rango de competitividad, manteniéndose la fuente laboral”.

Pablo Ekserciyan, titular de Ritex (950 empleados, una de las
textiles integradas más grandes del país), explicó que la demanda
interna cayó 22% interanual, “y como la importación no baja, el
impacto es el doble”. A su entender, la Nación debe “frenar las
importaciones hasta que el mercado reaccione y se absorba el
stock acumulado; si no, los empleos están en riesgo”.

Ramón Gómez, secretario general de la Asociación Obrera Textil
de La Rioja, opinó que el Gobierno “no midió lo que iba a pasar”
cuando abrió las importaciones, a lo que sumó la baja de ventas.
Su par nacional, Hugo Benítez, agregó que en los últimos tiempos
la actividad registró 3600 suspensiones y cerca de 1500 despidos
por el cierre de casi una decena de establecimientos en el país.

Las que cerraron fueron la porteña Zytex y las bonaerenses
José Garraza, Broderie Suiza, Edolan, Tassutti SRL, Textil Elotex,
Galitex, Vecchi Godoy, Fábrica Argentina de Etiquetas y Sedler Hermanos.
“Por más modernos que seamos, no podemos competir en precios,
porque nuestros costos son más del doble y no tenemos volumen.
Incluso no se puede exportar; hasta hace un tiempo vendíamos
a Europa e Israel, pero tuvimos que dejar”, agregó Ekserciyan.

Fuente: Linea Sindical 

IAPOS

  

Aquí de manera directa  a: