Los gremios de la industria textil e indumentaria
aseguran que es consecuencia de “la apertura
indiscriminada de las importaciones”
y la baja de las ventas. 

 

Los sindicatos que nuclean a los empleados y los obreros
de la industria textil y la indumentaria registraron la
pérdida de 4.120 puestos de trabajo formales en el país
en los diez primeros meses del año. Señalan que es por
“la apertura indiscriminada de las importaciones” y la
baja de las ventas por la caída del poder adquisitivo
de la población.

Con 2.100 despedidos, el Sindicato de Empleados Textiles
de la Industria y Afines (Setia) es el más afectado,
ya que sus asociados son supervisores y capataces de
los otros tres gremios del tramo industrial de esta
cadena de valor, aseguraron las fuentes consultadas en
alusión a la Asociación Obrera Textil (AOT), la Federación
Obrera de la Industria del Vestido y Afines (Foniva)
y la Unión de Cortadores de la Indumentaria.

Para el secretario general de Setia, Mauricio Anchava,
“las importaciones que están entrando hoy al país en forma
indiscriminada están matando a la industria textil y de la
indumentaria”. “Esto y la baja de las ventas están provocando
los despidos, las suspensiones, adelantos de vacaciones
y la desaparición de las horas extras,” resumió.

A su vez, el secretario general electo de la AOT, Hugo Benítez,
informó que entre enero y el 31 de octubre pasados perdió a
1.900 de sus representados en todo el país. “Estamos en los
1.900, sin contar los que están en conflicto en Comodoro
Rivadavia que por ahora están adentro,” dijo Benítez en
alusión a los 280 trabajadores de la textil Guilford que
en septiembre dejó de pagar los sueldos
y está en concurso de acreedores.

En cambio, el titular de la Federación Obrera de la Industria
del Vestido y Afines (Foniva) Romildo Ranú se negó a precisar
sobre la situación de los obreros de la indumentaria en todo
el territorio nacional. También están bajo su órbita los
trabajadores de las provincias de la Unión de Cortadores
de la Indumentaria.
El secretario gremial del Sindicato de Obreros de la Industria
del Vestido y Afines (Soiva), filial porteña y del conurbano
del Foniva, Jorge Rojas, negó que haya despidos masivos por
falta de trabajo, aunque admitió 30 cesantías en la zona sur
del Gran Buenos Aires y otros 10 en la Capital Federal.

Por su parte, el líder de la Unión de Cortadores de la Indumentaria,
Heraldo Mage, denunció 80 despidos formales en los diez primeros
meses del año, al señalar que “son los que pudimos registrar
porque vinieron al sindicato, pero seguramente hay muchos
otros que no sabemos”.

“Somos el gremio más chico de los cuatro de esta cadena,
porque representamos a los modelistas, diseñadores y cortadores
y de lo último que se desprenden en las empresas es de las
personas que saben diseñar,” explicó el dirigente sindical.
Dijo también que “hay empresarios con vocación por mantener
con esfuerzos a los modelistas, pero otros descentralizan
con modelistas de computación que trabajan desde sus casas,
rompiendo así toda relación laboral”.

Por último, Mage consideró que hay una tendencia hacia la
"precarización laboral" y que “hay menos trabajo por la
apertura de las importaciones y la baja del consumo porque
la gente perdió mucho poder adquisitivo".

Fuente: Télam. Mundo Gremial

IAPOS

  

Aquí de manera directa  a: