El Ministerio de Trabajo informó que la remuneración promedio
de los trabajadores registrados subió un 5% en el cuatrimestre,
mientras que los precios al consumidor se elevaron en un 20%.

 

 El salario medio registrado se ubicó en el cuarto mes del año
en $17.325 en términos brutos, antes de las deducciones de 17%
y retención de Ganancias (en ese caso para los superiores a
$25.000 los solteros y $30.000 los que declaran cargas de familia)
para el promedio de 6,18 millones de trabajadores que aportan parte
de sus ingresos al Sistema Integrado Provisional Argentino, para la
caja de jubilaciones y obra social, principalmente, los cuales se
ocupaban en 6,45 millones de puestos en relación de dependencia.

Según esa serie oficial que hizo pública el Ministerio de Trabajo,
el ingreso medio de esa población se elevó en los últimos doce meses
32,3%, cuatro puntos porcentuales más que en la variación de marzo.

Entre abril de 2015 e igual mes de 2016 los salarios aumentaron en
promedio 32,3% y los precios se elevaron 42 por ciento.

Pero esa mejora nominal quedó muy corta en comparación con la suba
del 42% que en ese período acusó el índice general de precios al
consumidor, vulgarmente conocido como el "costo de vida", donde
los aumentos de tarifas de los servicios públicos, principalmente
de energía, gas y agua, pero también del transporte, arrastraron
al resto de los valores de los bienes y servicios.

Semejante brecha de unos 10 puntos porcentuales se originó en el
primer cuatrimestre de 2016, por el efecto arrastre de la unificación
del mercado de cambios desde que asumió el Gobierno de Cambiemos,
más la eliminación de gran parte de las retenciones a las exportaciones,
el señalado acomodamiento de los precios que estaban mayormente congelados
de los servicios públicos, en algunos casos por más de 15 años, y en otros
tuvieron alzas muy inferiores al 1.400% que tuvo la inflación desde la
salida de la convertibilidad a fines de 2001, o del 700% en los
últimos nueve años.

Según la Inflación Congreso, porque en el primer cuatrimestre con el
"apagón estadístico del Indec" no se difundieron índices oficiales,
el incremento del promedio de precios al consumidor fue de 19,6%,
casi tres veces más que el 4,8% que experimentaron las remuneraciones.

En el primer cuatrimestre la inflación fue de 19,6% y las remuneraciones
subieron, en promedio, un 5%.

De ahí surgió un deterioro del poder de compra de los salarios de 12,4%,
que lo llevó al peor nivel en siete años. Y en comparación con el pico
que había alcanzado en 2012, significó un deterioro de 14,4 por ciento.

Fuente: Infobae 

IAPOS

  

Aquí de manera directa  a: